MIGRANTES

evacuacion

Vinieron del sur,

traían el corazón lleno de esperanza

y arena en los zapatos.

Cruzaron el océano

huyendo del hambre y la miseria,

pero no son refugiados,

algunos ni siquiera existen,

son sólo “sin papeles.”

Se desloman la espalda

bajo un mar de plásticos

o vendiendo sucedáneos de moda

a quienes quieren que se vayan

porque “les quitan el trabajo.”

Viven en pisos pateras,

duermen en camas calientes,

comen comida basura,

rezan a un dios diferente.

Su música está llena de añoranza

de lo que dejaron atrás

y sin embargo siguen llegando.

No puedo dejar de preguntarme

qué es aquello tan horrible

que los empuja a jugarse la vida

por un futuro tan incierto.

 

Texto y Fotos: © Conchita Meléndez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s