Mercados de Palermo: Ballaró

Pal_2M_Ballaró-07

De todos los mercados que existen en la ciudad de Palermo, y os aseguro que son muchos, Ballaró es el más antiguo. Se supone que sus inicios datan aproximádamente del año 1500 y su estructura no ha cambiado mucho de lo que probablemente fuera en aquella época. Puestos situados a lo largo de varias callejuelas ofrecen a los compradores todo tipo de productos, desde fruta y verdura, pescado, carnes, quesos o salazones a ropa, calzado, y cualquier otro utensilio que podamos buscar.

Los clientes habituales se mezclan con los turistas que van a visitarlo y unos y otros pueden disfrutar de los alimentos y bebidas que se sirven en los númerosos bares allí situados. Una de las especialidades que se pueden degustar es el “panini o bocadillo con miza”, plato típico palermitano que consiste en una parte de las tripas del cerdo cocidas en su propia grasa y sazonadas con limón y queso rallado.

El lugar está inundado de gente, aromas y colores  que inundan todos los sentidos y en medio de todo ello casi oculta por el caos de la gente que lo abarrota se encuentra la entrada a la majestuosa iglesia del Carmine Maggiore, dedicada a Santa Rosalia y Santa Cristina, patrona del distrito.

Pal_2M_Ballaró-05

Pal_2M_Ballaró-02

Pal_2M_Ballaró-01a

Pal_2M_Ballaró-04

Pal_2M_Ballaró-03

Anuncios

El pintor

Lisboa-61

Se mueve su mano con destreza

sobre el límpido papel acartonado,

y con obediente trazo suspendido

marca las líneas de la vida.

Árboles en hilera en el camino,

catedrales erectas y grandiosas,

ciudades desiertas y sombrías,

pálidos rostros demacrados,

nada escapa a tu ingeniosa mente

pintor de batallas y de mares,

todo es factible bajo el lápiz

que el carpintero pule en sus talleres.

Ya no me escribes cartas

Lisboa-58

Ya no me escribes cartas.

Añoro la llegada del cartero

y ese momento de incertidumbre

en que saber si es tuya la misiva.

Me gustaba abrir el sobre despacio,

saboreando de antemano

las palabras que contendría

aquel papel de algodón

rasgado con pluma y tinta negra

con la que solías escribir.

Esas primeras líneas

que contaban todo cuanto yo deseaba saber

y luego, ya más despacio,

menos enfebrecido por tu deseo

de estar aquí conmigo,

ibas desgranando tus desvelos,

tus pequeñas vivencias cotidianas.

Aún guardo en un cajón

atadas con una cinta de seda

algunas de las que me enviaste antaño,

en papel envejecido y amarillento

por el paso del tiempo,

con las letras borrosas por los años

pero con ese aroma tuyo

que todavía  sigue vivo y presente,

o al menos a mi me lo parece.

Ahora todo es tan frío,

aunque estés más cerca

te siento mucho más lejano

y es tan volátil tu mensaje.

Te añoro y echo de menos tus escritos.

En Un Rincón Del Alma

Lisboa-59

En un rincón del alma
también guardo el fracaso
que el tiempo me brindo,
lo condeno en silencio
a buscar un consuelo
para mi corazón.
Me parece mentira,
después de haber querido
como he querido yo,
me parece mentira
encontrarme tan solo
como me encuentro hoy,
de que sirve la vida
si a un poco de alegría,
le sigue un gran dolor…
me parece mentira
que tampoco esta noche
escucharé tu voz.

(Letra de Alberto Cortez)

Palomas del amor

Segovia-11

Segovia-12

Y Afrodita abrió las manos

y dejó volar a su paloma,

y los amantes la contemplaron suspendida

sobre sus cabezas

y sintieron que el deseo

les invadía.

Volvieron sus rostros uno contra el otro

y unieron sus labios

en una caricia ávida y sedienta.

Sus lenguas exploraron

cada rincón de los desnudos cuerpos

y un gozo hasta entonces desconocido

inundó sus almas.